Tips para mantener tu uniforme laboral en buenas condiciones

uniforme laboral en buenas condiciones

En Grupo Anjo podemos asegurarte la mejor calidad en nuestros tejidos y que estos se adaptarán perfectamente a  las necesidades y las obligaciones de tus trabajadores. Además, nuestro servicio post venta velará por el bien de todos y cada uno de vuestros uniformes laborales. Ahora bien, para que un uniforme laboral dure tanto como está previsto y luzca en las mejores condiciones, necesitamos de vuestra colaboración, por eso en este artículos os vamos a dar algunos trucos de conservación y mantenimiento para la moda corporativa.

Antes de nada y, como es lógico, lo primero es que es imprescindible seguir siempre las recomendaciones que nos facilita la etiqueta de la prenda.

Ahora bien, el proceso de mantenimiento del uniforme laboral consta de cuatro partes:

  • Guardado diario: Es posible que en temporadas más frías la sudoración corporal sea mínima, es por esto que podemos permitirnos no lavar el uniforme laboral todos los días. Aún así, a la hora de guardar nuestro uniforme debemos seguir unas normas muy sencillas: al llegar a casa, lo primero que debemos hacer es despojarnos del mismo, evitando así las manchas que podemos sufrir en un hogar a diario. Después debemos tenderlo en una zona ventilada para asegurarnos que está totalmente fresco y aireado a la hora de guardarlo en el armario (así evitamos la aparición de microorganismos que fomentan el desgaste de la ropa).                                                         Finalmente, si la prenda tiene algún tipo de funda o bolsa en la que ser guardado, conviene meterla en la misma para evitar rozones con el resto de prendas o con las puertas o paredes del armario).
  • Lavado: Una cuestión muy importante es lavar la ropa a tiempo, no debemos guardar el uniforme laboral en el armario hasta el momento que decidamos lavarlo: al menos debemos dejarlo colgado en una percha en un sitio ventilado para evitar la aparición de agentes que afecten a los tejidos de la prenda. Por otro lado, algunos consejos básicos a la hora de lavar son: Separar la ropa por colores y temperatura, vaciar los bolsillos y cerrar las cremalleras, comprobar si la prenda destiñe al lavarla la primera vez, utilizar un detergente sin blanqueante para la ropa de color, utilizar agua caliente solo para la ropa blanca, lavar las prendas delicadas en una “bolsa de lavado”, distribuir bien el jabón para evitar manchas (si lo echas directamente sobre el tambor), no llenes demasiado la lavadora, utilizar detergente líquido en pequeñas cantidades y usar jabones neutros para las prendas más delicadas.    Si lavas a mano, no dejes el uniforme laboral en remojo ni la retuerzas.Respecto al uso de lejías: Fíjate bien en los símbolos de las etiquetas antes de aplicarla, la lejía desgasta las fibras de las prendas es preferible el uso de blanqueantes (o el uso de bicarbonato sódico diluido en agua durante dos horas). Si la usas para lavar en remojo, solo en frío y durante una hora como máximo.
  • Secado: Debemos evitar la exposición directa al sol ya que apelmazaría el uniforme laboral y comería el color del misma. También se deben evitar las fuentes directas de calor como son los radiadores: es mejor colocar el uniforme laboral en un tendedero al lado de un radiador. Por otro lado, no tiendas la lana en vertical, colócala sobre una toalla para que absorba la humedad. 
  • Planchado: El cuidado en el planchado, al igual que en lavado y el secado, ayuda a que tu uniforme laboral permanezca en perfecto estado durante más tiempo Clasifica la ropa según la etiqueta y empieza con la temperatura más baja, humedécela ligeramente antes de plancharla. plánchala por la parte interna ya que por la exterior adquirirá brillos y a la larga puede desgastar logos o dibujos serigrafiados.

Además, es importante que tengas en cuenta estos consejos según el tipo de prenda que tengas:

  • Algodón: planchar la prenda un poco húmeda con la plancha caliente.
  • Lino: planchar la prenda húmeda con la plancha caliente.
  • Seda: planchar la prenda un poco húmeda con la plancha templada.
  • Lana (tejida): planchar la prenda seca o casi seca, por el revés, y con la plancha templada o con plancha de vapor.
  • Lana (entrelazada): cubrir la prenda con un paño y planchar cuando esté seca. Puedes utilizar una plancha templada o una plancha de vapor.
  • Acrílico: planchar la prenda del revés con la plancha casi fría. No usar vapor ni paño húmedo.
  • Nylon o poliéster: planchar la prenda del revés cuando esté casi seca. Usar la plancha casi fría para evitar el brillo.
  • Acetato: planchar uniformemente con la prenda del revés cuando esté todavía húmeda. Usar la plancha casi fría.

Desde Grupo Anjo esperamos que este post te haya resultado útil para que tu uniforme laboral luzca siempre en las mejores condiciones,  si tienes cualquier duda, ¡Llámanos al 915 08 92 98 o contacta con nosotros a través de nuestro correo electrónico info@grupoanjo.com!

Últimas entradas Recientes

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Contacta con nosotros

Menú